viernes, 9 de abril de 2010

¿Feminismo o fanatismo irracional?



A partir de finales del siglo XIX ha habido una serie de movimientos feministas abogando por la igualdad entre sexos, exigiendo la igualdad de condiciones; de derechos y deberes. Un gran paso fue la consecución del derecho al voto en la mujer, pero aún así había mucho camino por recorrer...
Hoy día las mujeres prácticamente estamos en igualdad a los hombres, cada vez hay más mujeres ocupando puestos que siempre se han conocido como "trabajos de hombres" (conductores tanto de taxi como de autobuses, gruistas, bomberos, policía...) incluso hay mujeres ocupando cargos políticos, ¿qué nos queda ahora? ¿acabar con la violencia de género? ¿Intentar extender estos ideales a países subdesarrollados y aspirar a que éstos alcancen las mismas condiciones que nos hace ser "más avanzados"? No, pongamos más énfasis en corregir una lengua tan exclusivista como la que estoy utilizando para escribir estas líneas: el español. ¿Cómo que las normas ligüísticas dicen que, cuando hay un grupo de niños, haya niños y niñas, se diga niñOs sin más sin importar que hayan más niñas que niños? Eso hay que cambiar, exijamos que se haga mención de ambos sexos si existe en un colectivo, obliguemos a todos a escribir "estimado/a alumno/a", ¡obliguemos a todos a hablar de esta manera! No hemos llegado tan lejos para acabar luchando por tal desfachatez, una lengua puede distinguir los sexos, pero no en el sentido sexista, por excluir a un sexo, esto roza la irracionalidad. Entonces exijamos tambien que todas las palabras tengan femenino y masculino, que haya un árbol y una árbola, por ejemplo. ¿No les parece un estupidez? pues lo mismo es lo que está pasando con la lengua. ¡Volvamos al latín, volvamos a artículos y declinaciones neutras!

Quizás me esté quedando atrás al pensar que nuestra ministra de igualdad yerra tachando cuentos infnatiles como Blancanieves, la Cenicienta o La Bella durmiente como cuentos sexistas y piense que no deben ser mencionados en aulas (aunque personalmente nunca me atrajeron este tipo de cuentos) asimismo acusando de que los materiales de las aulas son "pretendidamente genéricos" (vuelvo a recalcar lo del párrafo anterior.. ¡Qué necedad!). Bien puede ser que estos cuentos clásicos tienen un toque machista bien examinado (la típica princesa indefensa que necesita de su príncipe para sobrevivir llevando también a sus oyentes, generalmente femeninos, a una absurda idea de una vida incompleta sin una pareja sentimental...), pero entonces también debería atacar por ejemplo, al tan aclamado film/novela de la saga Crepúsculo, ¿no? al fin y al cabo es una chica indefensa en brazos de sus amados vampiro/lobo o todas las telenovelas de la tele, al fin y al cabo pecan de lo mismo, ¿no es así? En mi humilde opinión, deberíamos luchar por un mundo de ideologías claras, nada sexistas para así evitar caer en tópicos de "princesa en apuros" y no pretender "censurar" escritos, hay que concienciar a las personas, quien sabe, quizás siendo conscientes en algún momento piensen que el cuento de Blancanieves sea una bobada.
Y he hablado primero como mujer y luego como hispanohablante y por último como ciudadana con una mínima de sensatez.

2 comentarios:

  1. Simplemente perfecto, una crítica al más puro nivel de los mejores lingüistas, estoy de acuerdo en que la lengua debe evolucionar históricamente y por los niveles de adecuación sociales debido a la utilización de un léxico diferente (y sobre todo ahorrativo por desgracia...), no obstante que la lengua evolucione por un sexismo no establecido en las antiguas lenguas...me parece una cosa que en fin...

    Muy bueno, sigue así ^^

    ResponderEliminar
  2. Diox!!Por qué no cogiste periodismo!!!?Me has conmovido! xD
    Me parece que tienes razón,pero con soluciones tan pobres como lo de "jovenes y jovenas" mas que pasos hacie delante son pasos haca atras....al menos eso creo yo
    Sigue adelante,que vas bien!;D

    ResponderEliminar